Telefonía descartable

La compañía norteamericana DTC revoluciona el mercado de la telefonía móvil con su nuevo desarrollo: el celular desechable de papel.

por Gisela Di Marco


El nuevo aparato es un teléfono portátil hecho básicamente de papel, doblado varias veces y sellado para que no se deshaga. Dentro de esta envoltura, que lleva el circuito impreso, se encuentra el chip y la tecnología necesaria para que el aparato funcione. El novedoso teléfono viene provisto de unos audífonos que se conectan en la parte superior y de un micrófono.

La compañía produce dos tipos de teléfono: uno que tan sólo puede realizar llamadas y otro que puede emitir y recibir. Esta última modalidad, a fin de evitarle al usuario el inconveniente de cambiar de número cada vez que adquiere un nuevo aparato, presenta la posibilidad de ser reutilizado: una vez agotado el tiempo en su totalidad, el usuario no tendrá que desprenderse del teléfono, sino que podrá recargarlo en minutos.

Ésta es sólo una solución parcial del inconveniente. DTC está en negociaciones con los operadores para que se dispongan números universales asignables a este tipo de celulares, con lo cual el usuario conservaría el mismo número pero con un código más corto de identificación.

Estos teléfonos tendrán el mismo radio de cobertura que un teléfono tradicional, pero con un aspecto particularmente interesante. Podrán ser utilizados tanto en Code Division Multiple Access (CDMA) como en Time Division Multiple Access (TDMA) o Global System for Mobile Communications (GSM), las tres tecnologías estándar existentes en el mercado de telefonía móvil.

Randi Altschul, fundadora y presidenta de DTC, predice que el teléfono desechable será un fenómeno global y especialmente bien recibido en Latinoamérica.

 
Imprimir nota