Jardinero más que humano

El TeleGarden, presencia remota aplicada en un proyecto en el que se combinan el entorno natural y cotidiano con la alta tecnología.

por Alejandra Unsain (traduccion y adaptacion)



Si pensamos cómo en la actualidad la tecnología logra intervenir y manipular hasta los procesos menos pensados, tenemos que mencionar un proyecto que gracias a la utilización de diferentes herramientas (cámaras web, chats, robots, comando a distancia, etc.), inauguró un camino de experimentación.

Nos referimos a una instalación tele-robótica realizada por estudiantes y profesores (1) de la Universidad de California del Sur y subida a la red en Agosto de 1995: The Telematic Garden (El Jardín Telemático) (2). Este sitio combina una actividad milenaria, como es el cuidado de las plantas, con la más alta tecnología, ya que nos permite hacer jardinería sin ensuciarnos las manos.

Quienes lo visiten tienen la posibilidad de participar en el cuidado de un jardín real a través de la manipulación, desde sus propias computadoras, de un robot que lleva a cabo las tareas de riego, la plantación y su observación.

Al ingresar se presenta una interface simple donde se muestra el jardín desde un plano cenital. Mediante el clikeo de esta imagen uno puede comandar al robot para obtener una nueva visión y explorar todo el espacio.

En caso de ser un miembro de esta cooperativa (sólo es necesario dejar el correo electrónico), tanto para el riego como para la plantación debe ubicarse la cámara en el sector elegido y luego presionar el botón correspondiente en nuestra interface. La única restricción para poder plantar es encontrar un lugar que no esté ocupado (mínimo de 64 cm2 vacíos) y luego el robot se encargará del resto. En Febrero de 1996, se colocaron mas de 1000 semillas.

El robot ejecuta las tareas priorizando el orden de llegada de los visitantes. Gracias a su capacidad, puede haber más de un usuario en el jardín al mismo tiempo y podemos averiguar quiénes, y dónde, están en ese momento en el jardín. Además, los "jardineros" tienen la posibilidad de comunicarse a través de un chat exclusivo del sitio.

A diferencia de otros entornos virtuales en los que uno puede decir o hacer cualquier cosa sin que suceda nada extraño, en este sitio los internautas son conscientes de que no están solos y que tienen la posibilidad real de causar daño. Poner nuestra semilla pisoteando la planta de algún otro no es la mejor forma de comenzar una amistad con nuestro vecino. De esta manera, los usuarios adquieren un sentimiento de responsabilidad y pertenencia, que muchas veces estimula a que después de plantar su semilla, regresen todos los días para su riego y al mismo tiempo generar o renovar lazos con los demás.

Los adelantos de El Jardín Telemático en relación a Mercury Proyect (uno de los primeros sitios en permitir la manipulación tele-robótica) refieren a varios aspectos. Uno de ellos es que el robot ejecuta acciones múltiples para eliminar la espera, otro tiene que ver con la configuración de una interface a la medida de cada usuario (selección de las opciones de navegación, formato de compresión, tamaño de las imágenes, el contraste, color, luz, el zoom, información adicional, cuadro de diálogo, etc.). Además está la posibilidad de determinar coreografías de la cámara para ser grabadas en formato mpeg.

Según Steve Gentner, miembro del equipo que desarrolló el sitio, la elección del jardín como escenario se debió a que representa un entorno común y familiar, pero la combinación de la alta tecnología con elementos como el agua, la tierra y las plantas resulta todavía muy extraño. El Jardín Telemático explora un motivo pos-nomádico, en el que la plantación y la agricultura requieren de una continuidad espacio temporal, así sean manipuladas a través de la tecnología.

Gentner también dijo: "Una de las cosas más bellas del proyecto es que a pesar de que el robot no es autónomo, sino que responde a requerimientos externos, cuando uno lo observa tiene la apariencia de tener vida y saber exactamente lo que está haciendo. No obstante, simplemente responde a una inteligencia colectiva. Si dos cabezas son mejor que una...imagina si tienes cientos!".

1) Directores: Ken Goldberg y Joseph Santarromana.
2) En el verano de 1996 el Telegarden fue trasladado al Ars Electrónica Center en
Linz (Austria), desde donde se puede acceder actualmente.
http://telegarden.aec.at/

Imprimir nota