Cine digital

¿El reemplazo de la naturaleza por la información?

Por Alejandra Unsain

Actualmente son muchas las posturas sobre la utilización de las nuevas tecnologías para las producciones artísticas. En el cine, la llegada de los medios digitales ha levantado voces disonantes en todos los ámbitos.

En el siglo XX, el cine concentró dos roles en uno. Como medio, su rol fue capturar y almacenar la realidad visible y, ante la dificultad existente para modificar las imágenes una vez que éstas habían sido capturadas, se les otorgó valor de documento: la presencia de un referente real era innegable. Hoy, con las imágenes digitales, el registro de la acción en 'vivo' parece ser sólo un evento aislado en la historia de la representación visual, la cual siempre involucró -y ahora nuevamente- la construcción de imágenes pre-cinemáticas.

La construcción manual de imágenes, relegada al dominio de la animación y los efectos especiales durante el siglo XX, resurge como principio fundamental con el cine digital. Lo que era un suplemento para el cine deviene en su norma, lo que se encontraba en sus márgenes, arriba ahora al centro de la escena.

La no determinación técnica y la posibilidad de crear imágenes autorreferenciales (es decir, que no posean un referente externo), puede llegar a ser la liberación del realismo implantado por las limitaciones técnicas, y que se había transformado en valor identificador y constituyente del medio.

Sin embargo, no siempre se considera a la producción de imágenes digitales en su dimensión liberadora, también se plantean las posibles implicancias negativas (mas allá de las facilidades técnicas que pueda concedernos) de la irrupción del cálculo numérico en campos artísticos (y de las que Heidegger ya nos había prevenido: "Cuando el mundo se funde en la objetividad de las cosas calculadas, se instituye en lo insensible y en lo invisible").

Sería muy ingenuo creer que la supresión de la película sólo tiene consecuencias técnicas o financieras. La producción de imágenes digitales altera la cualidad ontológica instaurada por la fotografía y continuada en la imagen cinematográfica, dada por su facultad reveladora de realidades físicas.

Por lo tanto, como dice Alain Renaud, del lado de la imagen emerge una nueva pareja progenitora y motriz: cerebro-información, despojando a la vieja pareja ojo-naturaleza de sus prerrogativas. Procesos lógicos parecen reemplazar a la gravedad y complejidad sustancial del mundo y sus procesos, y lo cuantitativo y lo cualitativo se terminan friccionando con resultados todavía teñidos de gran incertidumbre. ¿Cuál será el destino del pensamiento-cine, en su virtud de acto revelador, con la llegada del lenguaje digital?. ¿Aumentará su potencial creativo?.

De cualquier manera, nos parece más interesante analizar de manera profunda las cualidades específicas del 'nuevo medio' en lugar de caer en afectaciones que impidan, como dice Nietzsche, asumir gozosamente los riesgos de la época.

Si anteriormente las imágenes estaban más unidas a la naturaleza concreta de las cosas particulares que a todas las convenciones de representación, ahora, con las imágenes computarizadas, todo, absolutamente todo, es codificado y su modelo, almacenado en la memoria de la máquina; es algo tan general y abstracto como la palabra.

Por lo tanto, ¿cuáles con las consecuencias de este reemplazo de la naturaleza por la información en la dimensión estética? ¿Dónde queda ese gesto 'grave y gozoso' del que habla Godard, y que está presente en el momento de la creación de un film como pensamiento creativo en pleno derecho?

Podría pensarse que esta representación conceptual del mundo encuentra su libertad en la que parece ser la verdadera mística de nuestro tiempo: la ciencia. La manipulación casi ilimitada de lo visible que permite el sistema numérico, podría reemplazar la mirada del sujeto artista, la relación hombre-naturaleza.

La asepsia de los productos digitales, en contraposición al espesor carnal de la fotografía, está buscando caminos de salvación ante el deseo alienante de perfección y control absoluto. Caminos que, así como otros tantos procedimientos, son inversos a los medios tradicionales: "no se combate introduciendo en ellos ruidos, suciedades, sino mediante la construcción de algoritmos cada vez más complejos y ricos para encontrarse así más próximos al proceso orgánico de las formas vivas. La geometría fractal y la teoría del caos parecen despuntar actualmente como los campos más prometedores para la síntesis digital de la imagen, permitiéndole recuperar algo de la turbulencia y de la irregularidad que caracterizan ciertos estados imagéticos" (Arlindo Machado).

Mas allá de todas estas consideraciones técnicas, las imágenes preexisten a su materialización, por lo que los nuevos medios sólo deben enriquecer los procesos creativos. No hace falta hablar de reemplazos.


Referencias Bibliográficas:

- Renaud, Alain. "La frontera digital del cine". Texto publicado en Cahiers du Cinéma n° 550, octubre de 2000, p48-50. Traducción: Fernando La Valle -

- Manovich, Lev. http://www.manovich.net/text/digital-cinema.html. 1995.

- La Ferla, Jorge; Groisman, Martín - Idea y compilación de textos. 1998. "El medio es el diseño, estudios sobre la problemática del Diseño y su relación con los Medios de Comunicación". Eudeba, Buenos Aires.

- La Ferla, Jorge - Idea y compilación de textos.


 
Imprimir nota