THE ACCRA MANIFESTO

Barlow, uno de los fundadores de la Electronic Frontier Foundation reacciona ante los cambios propuestos en el ICANN.

Por John Perry Barlow
Originalmente publicado en Nettime (6)
Traducción y adaptación: Gisela Di Marco

Desde sus comienzos, el Ciberespacio ha provisto nuevas formas para el ordenamiento benigno de los asuntos humanos. Al tiempo que comenzamos a desarrollar instituciones para gobernar el mundo digital, debemos evitar retornar a los modelos industriales que, en el mundo analógico, en general han fallado en asegurar la equidad, libertad e inclusión humanas. En lugar de ello, nos permitamos construir sobre la promesa de lo que ya ha probado ser efectivo en este experimento social.

Los principales valores gobernantes que han emergido en esta imponente empresa colectiva son apertura, inclusión, practicidad técnica, forma emergente, descentralización, transparencia, tolerancia, diversidad y una férrea voluntad de defender la libre expresión y la preservación de la identidad. Estos son valores apropiados. Están funcionando.

Debería permitirse que continúen funcionando, tanto en los sistemas eventuales para asignar nombres y números de dominio como en cualquier cuestión relativa a la gobernación del Ciberespacio. Ni las operaciones habituales de ICANN ni la actual propuesta presentada por su presidente parecen darles mucho crédito.

El Ciberespacio ha sido un entorno donde la arquitectura es política. ICANN ha puesto de cabeza esta formulación práctica, intentando hacer de la política arquitectura.

Para ayudar en el diseño de un proceso de gobierno que promueva estos valores y de este modo nos dirija hacia el futuro y lejos del pasado, los abajo firmantes proponen al encuentro ICANN en Accra lo siguiente:

1. Nos parece que ICANN ha fallado en generar la autoridad moral necesaria para gobernar un entorno donde la autoridad debe estar basada en el respeto generalizado de los gobernados antes que en su habilidad para imponer soluciones por decreto.

2. Ha fallado por una variedad de razones. La principal entre ellas es su impulso por adaptar modelos de gobierno mecánicos ya existentes a un espacio social que no puede ser fácilmente forzado a la sumisión. Intenta imponer gobierno [government] en lugar de proponer una forma de gobierno [governance].

3. ICANN está excesivamente centralizada y, en virtud de que tomó forma institucional [incorporation] en los Estados Unidos y de su dependencia práctica de los contratistas norteamericanos, perpetúa la peligrosa creencia de que Internet es un entorno norteamericano. Creemos que la raíz no debería estar basada en los Estados Unidos.

4. ICANN fue establecida en un área gris de la realidad institucional que la hace prácticamente invulnerable a la penalización legal o política. Si ICANN fuera una función del Gobierno de los Estados Unidos, al menos podría ser llevada a la corte y responzabilizada por la conducta inconstitucional. La estructura actual ofrece escasa oportunidad para enmiendas en el área de los nombres de dominio, y ninguna en absoluto en el área de numeración de dominio [domain numbering]. Su poder es vasto y creciente. Su responsabilidad es pequeña y menguante.

5. Abandonando el simple y justo sistema de asignación de nombres de dominio "por orden de llegada" que tanto sirvió a Internet desde el comienzo, ICANN ha creado un pantano con disputas innecesarias y suprimido la expresión, y ha acoplado irracionalmente la ley de marca registrada a la asignación de dominios.

6. Los esfuerzos para convertir al Ciberespacio en una democracia tradicional, si bien loables en principio, nunca pueden funcionar en un espacio social donde es extremadamente difícil definir el electorado o un sistema creíble mediante el cual la gente podría expresar su voluntad. Sin embargo, la representación pública en el consejo directivo es tan importante que no podemos darnos el lujo de renunciar a ella. Sería bueno recordar que la democracia es más que un proceso mecánico que asegura que cada miembro individual de un electorado tenga voz y voto. Más bien es un sistema de gobernación que busca el consentimiento de los gobernados, no obstante ese consentimiento sea expresado. Para asegurar que ICANN sea democrática en este sentido, debe existir una barrera baja al involucramiento no oficial en sus procesos de toma de decisiones, y, posiblemente, un sistema descentralizado y comunitario para elegir a los miembros at-large (7) del consejo directivo.

7. La actual propuesta presentada ante ICANN solucionaría este problema insertando los estados nacionales existentes en un espacio donde no tienen soberanía natural. En tanto esto podría, al comienzo, prestar la responsabilidad de los gobiernos (ante el pueblo) a sus procesos (8), probablemente resultaría en un sistema tan inefectivo como la ITU (9) o las Naciones Unidas. Además, dada la ola de reacciones negativas a la propuesta de Lynn, su adopción probablemente reduciría aún más la credibilidad del ICANN.

8. ICANN, por sus incómodos procesos deliberativos, ya retrasa la adopción de nueva tecnología y podría impedir la modificación a tiempo de los cimientos técnicos de Internet en el caso de un colapso inminente del sistema. La adición de aún más complejas mecánicas de gobierno a este estofado de autoridad sólo exacerbaría el potencial para el fracaso.

9. La estructura actual de servidores raíz, como ha sido documentado en el encuentro MDR (10), tiene distribuidos los servidores entre organizaciones gubernamentales [.gov], comerciales [.com], académicas [.edu] y sin fines de lucro [.org] distribuidas alrededor del mundo. Tal estructura es muy resistente a la apropiación y lleva hacia la robustez y diversidad de Internet. Un posible resultado de la propuesta de Lynn sería que los servidores raíz estuvieran contractualmente obligados hacia una única organización. Esto es inherentemente menos estable y más susceptible a la apropiación que la estructura actual, la cual debería ser protegida como un principio arquitectónico fundamental.

10. La mejor manera de asegurar la inclusión es conseguir sistemas que sean fáciles de comprender para aquellos que son gobernados. ICANN es ya demasiado compleja en sus prácticas como para dar entrada a la participación informada. La propuesta de Lynn sólo podría acrecentar más esta complejidad.

11. La IETF (11) alguna vez ofreció en sí misma un buen modelo para procesos de gobierno que parece adecuado para el Ciberespacio. Era un sistema para el gobierno a través de ideas, en lugar de gente, leyes, o "accionistas" ["stake-holders"], en el cual las soluciones más elegantes se adoptaban mediante el consenso de una comunidad autodefinida, sin importar la reputación de aquellos que las propusieran. Que la IETF se haya vuelto menos exitosa en resolver problemas tiene menos que ver con un defecto en este modelo que con el hecho de haber sido tomada por intereses corporativos. ICANN, en su diseño original y en su estado actual, ignora el valor de estos abordajes ya probados.

12. Para atender estas fallas, proponemos que ICANN se descentralice y otorgue autoridad operacional a las comunidades que naturalmente se definen en relación a los dominios de nivel superior [top level domains] (12), restringiendo sus atribuciones a la resolución de disputas que no puedan ser resueltas dentro de las mismas comunidades. En otras palabras, creemos que ICANN debe convertirse en una confederación flexible de dominios autónomos, en lugar de un gobierno federal como el de los EEUU en los tiempos de Jefferson.

13. Antes de delegar sus funciones operativas a los dominios, creemos que ICANN podría demostrar su comprensión de estos principios definiendo al menos dos nuevos dominios públicos. Entre estos sugerimos .lib (para bibliotecas) y .pub (para entes, tanto organizaciones como individuos, trabajando para el bien común). Es nuestra convicción que los sistemas de autogobernación como los que las comunidades tienden a desarrollar podrían servir para instruir a otros dominios en el ordenamiento de sus propios asuntos.

14. Una de las áreas en la cual los sistemas de gobierno existentes han trabajado, con distintos grados de efectividad, ha sido en difundir y preservar derechos humanos tales como la libre expresión y la protección frente al desenfrenado egoísmo corporativo. ICANN podría tener un rol permanente en concentrarse en la garantía de tales de derechos en el Ciberespacio. Una ICANN reformada podría también proponer políticas generales y soluciones técnicas, pero deberia hacerlo como líderes respetados y no como una junta [militar].

15. Los sistemas previamente existentes para el gobierno en el Ciberespacio han mostrado la eficiencia práctica de arreglar sólo lo que está roto. Este es un principio que ICANN haría bien en emular.

El Ciberespacio no es un lugar. Es un diálogo entre culturas. Creemos que si ICANN adoptara los principios antes descriptos, podría, a través de una arbitración de mano suave de problemas reales, y no proyectados, adquirir la autoridad moral que tanto ha evadido. Tememos que si falla en considerar las preocupaciones que nos han llevado a formular esta declaración, se encontrará a sí misma en la posición nada envidiable de intentar imponer su voluntad en una comunidad global sin mandato ni fuerza armada. En el mejor de los casos, se volverá irrelevante en la medida en que los ciudadanos del Ciberespacio desarrollen métodos para trabajar en él. En el peor de los casos, será directamente peligrosa para la salud de Internet. El caos que podría suceder a cualquiera de las dos posibilidades de evolución no se lo merecen nuestros descendientes.

Mientras muchos de los que suscriben no aceptan todas y cada una de las formulaciones anteriores, estamos lo suficientemente de acuerdo con el espíritu de este manifiesto, por lo que adjuntamos a la presente nuestros nombres y esperamos que el consejo gobernante de ICANN haga un esfuerzo sincero por incorporar sus principios y adoptar sus recomendaciones.

Notas

(1) ICANN: Internet Corporation for Assigned Names and Numbers.
(2) IP (Internet Protocol): protocolo de Internet, responsable de dirigir adecuadamente los paquetes de información a través de la red.
(3) Los servidores DNS (Domain Name Server) de nuestros proveedores de acceso (encargados de traducir los nombres de dominio que ingresamos en la barra del navegador a direcciones IP y viceversa) dependen de 13 servidores raíz para realizar su trabajo, ya que refieren a un archivo que allí se almacena: root zone file. La distribución geográfica de estos 13 servidores es irregular: diez de ellos se encuentran en EEUU, y sólo tres en el resto del mundo (Suecia, Inglaterra, Japón).
(4) IANA (Internet Assigned Numbers Authority) es el coordinador central para la unificación de los parámetros de los protocolos de Internet.
(5) El directorio de ICANN estaba compuesto hasta ahora por 19 miembros: el Presidente (ex officio), 9 directores elegidos por las organizaciones aportantes, y 9 directores At- Large. De estos últimos, cinco fueron elegidos a través del voto de los usuarios de Internet de todo el mundo.
(6) http://www.nettime.org
(7) Con esta expresión inglesa, que significa "en libertad", se denomina a los 9 miembros del directorio de ICANN que no son designados por las organizaciones aportantes sino mediante elecciones.
(8) La traducción de este segmento ha presentado algunas dificultades, por lo que ha sido interpretado a fin de mantener el sentido. La siguiente es la sección correspondiente del original: "The current proposal before ICANN would fix this problem by inserting existing nation states into a space where they have no natural sovereignty. While this might, at first pass, lend the popular accountability of governments to its processes, ...".
(9) La ITU (International Telecommunication Union) es una organización internacional con sede en Ginebra, Suiza, dentro del Sistema de las Naciones Unidas, en la cual los gobiernos junto al sector privado coordinan las redes y servicios de telecomunicaciones globales.
(10) MDR: Encuentro anual de ICANN en Marina del Rey, California, abierto a la participación gratuita de cualquier usuario de Internet del mundo. El último encuentro tuvo lugar en noviembre pasado.
(11) IETF (Internet Engineering Task Force) es una gran comunidad internacional abierta de diseñadores de redes, operadores, distribuidores e investigadores comprometidos con la evolución de la arquitectura de Internet y su funcionamiento. Abarca distintos grupos de trabajo en áreas técnicas (ruteo, transporte, seguridad, etc.), la mayoría de ellos funcionando sobre la base de listas de correo electrónico.
(12) Se trata de los dominios de primer nivel (los famosos TLD, .com, .org, etc.) y los regionales (.ar, .es, .uk, etc.)

 
Imprimir nota