ARQUITECTURA TÁCTICA

Una breve convocatoria a una práctica arquitectónica furtiva, horizontal e inclusiva.

Por Gustavo Crembil + Pablo Capitanelli

Proponemos explorar la noción de una arquitectura táctica dentro del marco de la descripción de Michel de Certeau de los usos cotidianos que la gente común hace de las representaciones, textos y artefactos que nos rodean [1]. 

De Certeau afirma que estos usos son 'tácticos' a través de 'apropiaciones furtivas" y describe este proceso de consumo "...como un set de tácticas a través de las cuales el débil hace uso, se apropia, de lo fuerte. Caracteriza al usuario rebelde (prefiere el término 'usuario' al de consumidor) como táctico, y a los productores arrogantes (en donde incluye autores, educadores, curadores y revolucionarios) como estratégicos. Establecer esta dicotomía le permite producir un vocabulario de tácticas rico y suficientemente complejo como para conseguir una estética distintiva y reconocible. Una estética existencial. Una estética del hurto, la trampa, la lectura, el hablar, el vagabundeo, el comprar, el desear. Ardides astutos, maniobras arteras de cazador, situaciones polimorfas, descubrimientos alegres, tanto poéticos como bélicos" [2].

Los términos Táctica y Estrategia remiten al vocabulario militar y refieren al manejo de recursos para el desarrollo de una acción; se diferencian en su definición según los momentos y circunstancias. Si lo Estratégico responde a una lógica de orden vertical y refiere a los planteos previos -de acuerdo a hipótesis y suposiciones, que permitirían llegar posicionado a la acción-, lo Táctico responde a una lógica de orden horizontal y se refiere al manejo de todos los elementos durante el desarrollo de la acción misma, lo que implica ir variando los planteos de acuerdo a las circunstancias que se van presentando en el momento. La Estrategia orienta hacia una visión como ciencia; la Táctica, hacia un arte. 

En arquitectura este planteo dependería del posicionamiento del interlocutor. La práctica tradicional (profesional) trabaja desde la visión panóptica del profesional moderno, herencia del geómetra omnisciente renacentista, abstracta y de control. Una práctica táctica implicaría una lectura y acción a nivel de la calle, desde donde suceden las cosas. Dentro del campo de la arquitectura implica, necesariamente, una crítica del rol del arquitecto (y por extensión de la arquitectura), ya que en su concepción misma está embebida como vehículo de Poder y de ejercicio de una Verdad.

Más que buscar la solución de un problema a través de la generación de un objeto diseñado final, deseamos explorar esta noción táctica a través de la generación de dispositivos arquitectónicos, tecnológicos y conceptuales que puedan ser apropiados, deformados y que, finalmente, desaparezcan, dentro de la práctica comunitaria. 

Tomando como punto de partida el actual estado deliberativo de la sociedad, pretendemos hacer converger dos nociones de 'red', la tecnológica (en un sentido amplio, no sólo digital) y las redes ciudadanas, con el objetivo de generar una situación de 'diálogo público': un intercambio de experiencias y puntos de vista donde las diferencias sean percibidas como vínculos potenciales y recursos sociales y tecnológicos alternativos, cuya finalidad es intervenir directamente en la vida social con la construcción de "escenarios" para que sucedan "cosas", usando a la práctica arquitectónica como instrumento de interacción y cambio. 

Notas

[1] DE CERTEAU, MICHEL. The Practice of Everyday Life. University of California Press (1988).
[2] GARCÍA, D. Y LOVINK, G. The ABC of Tactical Media. La versión original se puede encontrar en el sitio web de la Tactical Media Network. Beta_test publicó en Marzo de 2002 una traducción que se puede consultar en nuestro sitio web http://betatest.ubp.edu.ar.

 
Imprimir nota